Recursos Personales: el Autocontrol

¿Qué importancia tiene el autocontrol? Si pensamos en su opuesto, se ve con con claridad: si no nos auto-controlamos, nos controlará algo o alguien: una situación de presión, una persona manipuladora, la agresividad, la pereza, una droga… Nos referimos a un control de tipo psicológico, a un control de nuestros sentimientos y emociones.

¿Qué sentimientos hay que controlar?

La cosa es compleja, porque un mismo sentimiento pude ser útil o destructivo en algún momento. La agresividad puede ser válida para superar un obstáculo, pero también puede destruir cosas valiosas: una relación, un bien valioso, o a una persona. Por otro lado, si no sintiéramos miedo moriríamos pronto por temerarios.  Igual nos daría bajar por una escalera que por la ventana.

Tradicionalmente el Cristianismo y otras religiones hablan de templanza como el valor que lleva al control de los apetitos y los placeres, que permite no caer en los excesos que perjudicarían a la vida de las personas. También se relaciona con la serenidad, que es la cualidad que nos permite percibir los riesgos y oportunidades.

No  todos los sentimientos necesitan ser controlados, pero sí es necesario el control total o en parte de aquellos que en caso de dejarnos llevar por ellos, nos causarían un problema.

Autocontrol es elección del comportamiento. 

Hay algo que los psicólogos tienen claro: es muy difícil controlar lo que se siente, al menos a medio plazo, pero es más fácil elegir lo que haces con lo que se siente.

Vivimos siempre en un situación de continuos estímulos que nos influyen y nos incitan a actuar. El autocontrol permite la elección del comportamiento que queremos, creando un espacio de reflexión, de libertad,  entre el impulso que no siempre nos favorece, y la acción.

Vamos a ver un esquema de lo que hablamos:

Comportamiento sin autocontrol:

Sentimiento >> Acción

Comportamiento con autocontrol:

Sentimiento>>Inhibición>>Reflexión/rebatimiento>>Acción.

Vamos a ver un ejemplo:

Felipe empieza a trabajar en una empresa. Aún a pesar de que está formado tiene muchas dudas sobre aspectos de su trabajo, y siente miedo de preguntar por si piensan que no sabe, o que es tonto. El miedo le lleva a quedarse callado, y a evitar el contacto. Lo cierto es que esta situación le acaba perjudicando, porque al final sus propios actos muestran su desconocimiento.

Aplicamos el esquema nocontrol/autocontrol:

Comportamiento sin autocontrol:

Miedo >> no pregunta

Comportamiento con autocontrol:

Miedo (sentimiento) >> no se deja llevar (inhibición) >> es mejor preguntar, no todo lo puedo saber. Ya aprenderé. No voy a preguntar siempre (reflexión/rebate el sentimiento) >> pregunta (acción).

Autocontrol es liberarse de la tiranía del impulso.

Podemos crear un espacio entre el sentimiento y la acción, si es necesario, que nos permita valorar y elegir el comportamiento más adecuado. Unas veces será dejándonos llevar, y otras buscando alternativas al impulso. Dejarte llevar por lo que sientes no es necesariamente la mejor opción, si hacerlo te lleva a estar peor que antes de actuar. Es, posiblemente, el lugar conseguido donde habita nuestra humilde y necesaria libertad.

¿Y que hay de los buenos sentimientos, como la alegría? A esos hay que seguirlos, porque es el indicador de que la vida lleva el rumbo correcto.

Cuando el hombre se siente capaz, se alegra.

Baruch Spinoza.

Para saber mas: El Aprendizaje de la sabiduría. José Antonio Marina. Editorial Ariel.

Pregunta...

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s